Normalmente los guiones de películas se escriben y re-escriben meses antes, e incluso años antes de empezar a rodarse. Las tandas de financiación, las búsquedas de productoras, los castings… son muchos los procesos por los que tiene que pasar una producción antes de rodar.

Pero no sucedió lo mismo con la película “Casablanca” que empezó a rodarse el 25 de mayo de 1942 bajo la dirección de Michael Curtiz y solo hacía 3 días que se había terminado el guión.

Al parecer, los hermanos Epstein y Howard Koch (los tres guionistas de la película) tuvieron que permanecer de guardia durante todo el rodaje por si había modificaciones de guión a última hora.

Tal y como dijo Howard “el final de la película estuvo en el aire… creo que en realidad nunca tuvimos un final con seguridad… Pensamos en muchas posibilidades y finalmente decidimos el que aparece en la película”.

Pues para ser un final un tanto improvisado ¡parece que a todo el mundo le encanta!