Seguramente al leer el título, muchos de vosotros no sepáis de qué película estamos hablando ya que “El cartero de las noches blancas” es un film bastante reciente, estrenado este verano en España.

El veterano director Andrei Konchalovsky ha creado una película dramática donde lleva a los personajes (muchos de ellos desconocidos por el público) a vivir situaciones al límite. Además, ha decidido hacer varias mezclas, desde la combinación de ficción y documental, hasta el guión con partes completamente libres a la interpretación.

El film es un retrato etnográfico que narra la vida de los pocos habitantes del lago Kenozero (San Petersburgo, Rusia), los cuales viven de la misma forma que sus antepasados: son una comunidad, se conocen entre todos, sus casas son cabañas de madera, producen lo necesario para vivir, no utilizan ningún tipo de tecnología y apenas se comunican con el exterior. Cuando necesitan salir de su hábitat utilizan la lancha del cartero Liohkta, pero todo se complica en el momento que el motor de la embarcación es robado. Esto junto con el hecho de que la mujer de la que está enamorado se va a vivir a la ciudad para huir del estilo de vida de la comunidad del lago, conducen a Liohkta a mudarse a la urbe, pero su ritmo de vida se ve alterado y, finalmente, decide volver al pueblo, ya que se da cuenta que no hay nada como el hogar de uno mismo.

Como podéis ver, “El cartero de las noches blancas” retrata como un grupo de personas, que ajenas a la civilización y a los cambios radicales que ha sufrido la sociedad, pueden sobrevivir al ruido diario que nos acompaña. Asimismo, muestra la relación que puede existir entre el hombre y la naturaleza, además de ser una oda a la reconciliación del ser humano con el medio ambiente y con sí mismo. Por todo ello, el film cumple todos los requisitos para ser una película con un mensaje eficiente.

Como curiosidad, la construcción de este paisaje cargado de emocionalidad e intimidad donde se muestra la dramática realidad que vive la gente del lugar, le ha valido a Konchalovsky ganar el León de Plata al mejor director en el Festival de Venecia.

Aquí os dejamos el inquietante tráiler de esta película basada en la historia real de los habitantes del pueblo.