La década de los 90 queda muy lejos pero para muchos ha sido una de las épocas más emblemáticas del cine.

Si en los 80 nos deslumbraban películas como “Los Goonies”, “E.T.” o “los Gremlins”, a principios de los 90 surgían films como “El silencio de los corderos”, “Jurassic Park”, “Pulp Fiction”, “Forrest Gump”… y “Colmillo Blanco”

Aunque para muchos cinéfilos “Colmillo Blanco” no es comparable a míticos peliculones de la historia, sí podríamos considerarla como una de las películas más entrañables de la década, y de las que mejor plantea el respeto por el medio ambiente y la naturaleza, ya que está considerada como una crítica social a la evolución de la humanidad y al progreso inmediato sin tener en cuenta el daño que este puede causar al entorno.

En esta película, un jovencísimo Ethan Hawke nos muestra las dificultades que tiene para sobrevivir en Alaska y la intensa amistad que establece con un lobo al que llama Colmillo Blanco.

La película está basada en la novela de Jack London “White Fang”. En el film Ethan interpreta a Jack Conroy, un joven que viaja a Alaska para encontrar una mina de oro y cumplir el sueño de su difunto padre. La dureza climática de la zona se entrelaza con la tensa mirada de un lobo solitario que, para sorpresa de Jack termina convirtiéndose en su amigo y fiel acompañante. Entre ellos surge una gran amistad más fuerte que la fiebre del oro y cualquier otro reto de supervivencia.

Una película de la factoría Disney perfecta para disfrutarla una fría tarde de domingo bajo el calor de tu hogar, ideal si estás acompañado de los más pequeños de la familia y quieres descubrir una vez más que la amistad puede con todo.

Aquí os dejamos un mítico tráiler