¿Qué harías si tuvieses en frente a un feroz tigre de bengala? ¿Y si te encontrases en un pequeño bote salvavidas navegando a la deriva? ¿Eres capaz de imaginarte las dos situaciones a la vez? Un tigre, un bote salvavidas, tú y el mar.

“La vida de Pi” narra la historia de un hombre que sobrevive al desastre, narra una historia de amistad y odio entre un humano y una fiera hambrienta, relata los momentos más apasionantes de alguien  que creció en medio de un zoológico familiar y terminó de madurar en medio de la nada, naufragando en medio del Pacífico, rumbo a Canadá.

Pero no toda la historia transcurre en el Océano, Pi es un indio adulto que recuerda su infancia y su adolescencia contando anécdotas y vivencias atípicas. Pi es un hombre que relata sus 227 días a la deriva con una serie de metáforas y paralelismos que tratan de levantar sonrisas en lugar de llantos, porque Pi prefiere que cada uno interprete la historia de su vida a su propio antojo, sin saber si todo es cierto o todo es irreal.

El oscarizado director, Ang Lee, nos embarca en dos horas emocionantes en las que nunca terminas de saber si están describiendo un sueño o viviendo cientos de maravillosas aventuras. La película, basada en el best-seller con el mismo nombre, obtuvo nada más y nada menos que 4 Oscar, 2 premios Bafta, 1 Globo de Oro… y el año 2012 se proclamó como una de las grandes sorpresas visuales de la temporada.

“La Vida de Pi” es una película eficiente por los colores de la naturaleza, por los animales, por la magnitud del mar, por ser un homenaje a la supervivencia y a la vida, por el minimalismo frente a la inmensidad, y por la gran cantidad de sentimientos y sensaciones que consigue despertar. “La vida de Pi” podría resumirse en: mares de colorido, naturaleza y sentimientos.

Aquí tienes dos curiosos enlaces. En el primero, puedes ver la eficiente forma de promocionar la película en Francia ya que consiguen realizar un pequeño evento que generó grandísima repercusión mediática en todo el país; en el segundo, descubrirás los mejores efectos especiales para minimizar costes económicos y medioambientales con resultados más que espectaculares: