Una historia de manchas, protección y ambición

Muchas son las películas que ha creado la productora Walt Disney, pero sin duda una de las más entrañables es la protagonizada por unos ingeniosos perros manchados, la cual ganó un premio BAFTA a la mejor película de animación.

En 1961 Wolfgang Reitherman, Clyde Geronimi y Hamilton Luske dirigieron el largometraje de dibujos animados de los “101 dálmatas”. Pongo y Perdita, la pareja de dálmatas protagonista, viven amenazados por Cruella de Vil, una malvada y rica mujer que quiere secuestrar a sus cachorros para hacerse un abrigo de pieles y para ello contrata a dos ladrones no demasiado hábiles.

¿Sabías que este fue el último film que Walt Disney pudo ver antes de morir? Y no solo eso… algunos críticos destacan que “101 dálmatas” es una de las últimas películas de animación de Disney con más autenticidad emocional. ¿Será una coincidencia?

Treinta y cinco años después se hizo una nueva adaptación cinematográfica con actores de carne y hueso, “101 dálmatas: ¡Más vivos que nunca!”, donde la actriz Glenn Close dio vida a Cruella de Vil.

En el año 2003 Disney produjo la segunda parte de esta historia animada: “101 dálmatas 2”. En esta ocasión Cruella de Vil secuestra a todos los cachorros para que su nuevo socio se inspire, ya que está haciendo una colección de cuadros compuestos por juegos de manchas.

Pero… ¡seis años antes, estos cariñosos perros llegaron a la pequeña pantalla! La serie de dibujos animados estuvo protagonizada por Lucky, Cadpig y Rolly, tres de los cachorros que Pongo y Perdita tuvieron en el primer largometraje. Durante dos temporadas y 64 capítulos la malvada Cruella de Vil siguió persiguiendo a los cachorros con todo tipo de artimañas.

A continuación te dejamos la cabecera de la serie para que la disfrutes con los más peques de la casa.