¿Cuántas películas recrean avalanchas, riadas, tsunamis…? ¿Te imaginas tener que utilizar el agua real en cada una de las escenas? Si las escenas de cine se tuviesen que rodar con escenarios y recursos completamente reales supondría un gran despilfarro.

Afortunadamente en la mayoría de rodajes se utilizan varios trucos para simularlo. Un buen ejemplo es la película de “Oz, un mundo de fantasía” (Sam Raimi, 2013). En la película hay una escena donde vemos al Mago de Oz (James Franco) avanzando río abajo dentro de un globo aerostático. Además de ser una escena extremadamente peligrosa y difícil de realizar por los actores y el equipo, el agua del río hubiese podido terminar contaminada. O, en el caso de optar por hacer una simulación en plató, se hubiesen tenido que gastar miles y miles de litros de agua para recrearla.

¿Qué se hizo para conseguir un escenario más eficiente? Utilizaron uno de los recursos más habituales del cine: el chroma. El chroma es una tela, generalmente de color verde (en este caso azul), que se usa para que el ordenador reconozca el color que tendrá que sustituir por otra imagen que ha sido previamente rodada o generada por ordenador.

Así que para grabar a James Franco navegando el río, en realidad grabaron a James Franco “navegando” sobre una colchoneta azul. Aquí podéis verlo en la imagen:

ESCENARIO EFICIENTE  - “OZ, UN MUNDO DE FANTASÍA”

ESCENARIO EFICIENTE  - “OZ, UN MUNDO DE FANTASÍA”

Esto es la magia del cine… ¿Te imaginabas que esta escena se había rodado así? Si te encanta la magia del cine y te gustaría descubrir más contenidos como este, entra en nuestras redes sociales todos los días: Facebook, Twitter e Instagram.