El año pasado se estrenó el remake de “El libro de la Selva”, dirigido por Jon Favreau, que adaptaba la histórica película de animación de Disney a personajes reales o casi reales ya que ¡ninguno de los animales es de verdad!

Para asegurarse de que el mensaje que transmite esta película sobre el respeto a la naturaleza y la convivencia con los animales estuviera presente en todo el proceso de producción, decidieron crear a todos los animales por ordenador. Solamente se utilizaron animales reales para inspirarse en el diseño y los movimientos de los mismos, aprovechando algunos escenarios reales y replicando muchos otros en 3D. Esta decisión les permitió alzarse con el Environmental Media Award a “Mejor Largometraje” en 2016.

A lo largo del film se emplean algunos parajes naturales y atrezzo real para complementar la creación de los animales en tres dimensiones, facilitando así que los pocos humanos que aparecen pudieran mejorar su interpretación.

Con la tecnología CGI desarrollaron más de 60 especies animales y, para que fueran lo más realistas posible, se desarrollaron programas informáticos específicos para recrear músculos, piel y pelo.

Una vez creado el aspecto de los animales, trabajaron uno a uno para dotarlos de un lenguaje corporal y movimientos únicos basándose en el propio de cada especie (¡incluso tuvieron en cuenta su respiración!) y lo consiguieron documentándose con fotos, libros, vídeos y consultas a profesionales.

Gracias a las nuevas tecnologías han conseguido hacer una película donde los animales y la naturaleza son los protagonistas ¡sin necesidad de dirigir a ningún animal y sin sacarlo de la sala de edición!

¿Qué te ha parecido este post? Seguimos celebrando el Día Mundial del Medio Ambiente con más contenido exclusivo como éste; si quieres disfrutar de más post, exclusivas y actualidad cinematográfica como esta, no olvides seguirnos todos los días en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.