La peli “Titanic” (1997) de James Cameron fue ganadora de 11 Oscar y 4 Globos de Oro, entre muchas otras estatuillas, premios y nominaciones. Pero ¿sabías que esta gran obra maestra del cine también es eficiente?

Hay varios elementos de la producción que convierten la peli “Titanic” en un escenario eficiente. Por ejemplo, todas las escenas de calderas del gran transatlántico fueron grabadas con múltiples espejos que conseguían multiplicar el número real de maquinaria utilizada. Aún así, parece que la ficción está muy alejada de la realidad ya que en la peli aparecen un total de 4 calderas (2 reales y 2 reflejos) y el Titanic original contaba con casi 30 calderas.

El juego de espejos fue una solución eficiente pero el equipo de producción no se libró de tener que hacer la cartelería al revés, para que una vez se empezase a filmar a través de los espejos se leyese correctamente.

Por otro lado, y continuando con más escenarios eficientes de “Titanic”, las escenas en el agua (una vez el barco se hunde a causa del impacto con un iceberg) no fueron rodadas en alta mar, sino que se utilizó una gran piscina que simulaba el océano. Los actores fueron maquillados de forma que pareciese que se helaban por las frías aguas y la noche en medio del Atlántico y, aunque el agua verdaderamente estaba fría para evitar vapores, esta piscina les llegaba a la altura de la cintura como se ve en las fotografías:

“Titanic” un escenario eficiente.

“Titanic” un escenario eficiente.

“Titanic” otro escenario eficiente.

“Titanic” otro escenario eficiente.

¿Qué te ha parecido? ¿Sabías que la peli había tenido en cuenta detalles tan eficientes? Si quieres descubrir nuevos contenidos sobre cine, eficiencia energética y actualidad, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.