Repasando la carrera de Nicole Kidman, no sería del todo exacto decir que este ha sido su año. Tal vez, lo que tendríamos que decir es que este ha sido uno de sus años. Kidman (Hawái, 20 de junio de 1967. Aunque también con nacionalidad australiana) es una coleccionista de buenas añadas.

Su personaje de Celeste en la serie de HBO Big Little Lies le ha proporcionado una buena colección de reconocimientos y premios y, a los espectadores, una interpretación que nos recuerda por qué desde finales de los noventa se mantiene en lo alto del firmamento cinematográfico. No es solo lo que Celeste nos dice con palabras, es lo que muestra, lo que nos deja ver de ella cuando está en un segundo plano lo que maravilla de su actuación.

A lo largo de su carrera, Nicole Kidman nos ha trasladado al París “fou” de Molin Rouge (2002), a los últimos días de Virgina Woolf (nariz postiza incluida que le valió un Oscar) en Las horas (2005) y al enigma erótico de Eyes Wide Shut (1999).

Según ha declarado en algunas ocasiones, Nicole Kidman tenía claro que quería ser actriz desde los tres años. Tal vez por eso debutó temprano, a los 16, en el cine. Lo hizo en Bush Christmas (1983), una película que aún pasan en Navidades en la televisión australiana. Desde aquel “Ho, ho, ho” hasta hoy no ha dejado de participar en proyectos tanto comerciales como independientes o de autor que le han llevado a trabajar con directores como Alejandro Amenábar, Lars Von Trier o Stanley Kubrick.

Pero, tal vez, sean tres los títulos que marcan sus inicios en el cine y que le dieron los empujones que necesitaba para instalarse en el estrellato. La marítima Calma Total (1989) le permitió dar el salto de Australia a Hollywood. En Días de Trueno (1990) nos enseñó lo que era ir a rebufo, conoció a su pareja durante esos años, Tom Cruise, y se hizo un lugar en las alfombras rojas. El mismo año en el que se convertía en la compañera de aventuras de Batman Forever (versión Val Kilmer), protagonizaba la película que la consagraba como una actriz de talento, Todo por un sueño (1995). Se había ganado un lugar en la industria del que, ni pasada las crisis de los cuarenta en Hollywood, nadie parece discutirle.

El 2017 ha sido el año de Nicole Kidman, pero puede que el 2018 también lo sea y el 19 y…

¿Te gusta Nicole Kidman? ¿Cuál es tu película favorita de la actriz? ¿Has visto la serie Big Little Lies? Da tu opinión en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram). Aprovecha, además, para participar en promociones y sorteos con regalos de cine.