De Paris a Alabama, Will Bloom regresa a casa para estar presente en los últimos momentos de su padre (que está muy enfermo) y éste, como siempre, le cuenta fantásticas historias de su juventud: lugares que no salen en los mapas, situaciones imposibles, personajes únicos…

Esta es la trama de Big Fish (2003), del director Tim Burton, quien claramente ha dejado su sello y estética característica en un film nominado en los Oscar, los Globos de Oro y los Premios BAFTA, ¿pero consiguió Burton darle tanta magia como eficiencia a  su película?

Para rodar el pequeño pueblo de la juventud del padre de Will, se decidió construir el decorado desde cero en una isla privada de Montgomery (Alabama) y, poco después de la grabación, se convirtió en un pueblo abandonado.

Hoy en día Spectre (así se llamaba el pueblo) es una sombra de cómo apareció en la película, el paso del tiempo y el clima han hecho estragos en un set desamparado (cubierto de musgo y moho). Pocos edificios se mantienen en pie sin presentar grietas o desgaste tras más de catorce años desde su construcción; y es que la edificación de Spectre era parte del attrezzo y no fue pensada para que perdurara en el tiempo. ¿Quieres ver su aspecto actual?

¿Cómo hubiese sido una escena Más Eficiente?

En caso de no querer recrear los escenarios en 3D (como se realizan en la mayoría de producciones de ciencia ficción), Burton podría haber donado partes de las instalaciones a distintas escuelas de interpretación, teatros, colegios, etc. y así darle una segunda vida a un decorado, reutilizándolo total o parcialmente en futuras producciones más pequeñas.

¿Conocías este pueblo de Alabama? ¿Te gustaría visitarlo? ¿Qué hubieras hecho para ser todavía más eficiente? Te esperamos en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) con más contenidos como éste.