De la mano de Tom Cruise ha llegado a la cartelera la nueva versión del clásico “La Momia”.  Dirigida por Alex Kurtzman, se trata de un reinicio de la historia que lleva el mismo nombre (y que anteriormente se había convertido en saga cinematográfica con Brendan Fraser y Rachel Weisz como protagonistas).

Las escenas de acción son algo a lo que Cruise ya nos tiene acostumbrados: lo hemos visto colgado de un cable, de un avión, escalando edificios imposibles, paredes más que verticales… pero en “La Momia” ha querido volver a superarse (pero sin tener en cuenta la eficiencia energética).

En el largometraje hay una escena de gravedad cero y Tom decidió rodarla bajo una ingravidez 100% real. Para ello fue necesario utilizar lo que los astronautas de la NASA apodan como “cometa de los vómitos”. Se trata de un avión Boeing KC-135 que ejerce maniobras de caída libre para experimentar dicha gravedad.

Para rodar la escena, tanto el actor como su compañera de reparto (Annabelle Wallis) se pasaron 2 días completos a 12.000 metros de altura y subieron al avión ¡un total de 64 veces! Estamos seguros de que la escena habrá quedado espectacular pero ¿cómopodría haberse realizado de una forma mucho más eficiente?

 

Por ejemplo, podrían haber simulado la escena de ingravidez en un plató, usando grandes chromas, un decorado rotatorio y especialistas en cables. Este método sería la actualización de un sistema que inventó Stanley Kubrick en 1968, mientras rodaba “2001: Una odisea en el espacio”: un decorado giratorio donde la cámara gira a la vez para crear la sensación de que el actor no se encuentra en un ambiente estable.

¿Crees que era necesario grabarlo en gravedad cero real? ¿Qué hubieras hecho tú si dirigieses la peli? Cuéntanos qué te parece la escena a través de nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram ¡y no olvides seguirnos para poder leer más artículos como éste!