Hay un oficio en el que las mujeres dominaron en número durante años: el de montador. Al principio era un trabajo completamente manual que consistía en ir cortando y pegando negativos. Algo aparentemente mecánico y aburrido si pasamos por alto que el montaje es lo que da el significado final a la película. El orden, el ritmo, los saltos condicionan completamente lo que transmite una historia. La yuxtaposición crea la relación entre las tomas. El montaje se encarga de transmitir la idea, el mensaje.

A principios del siglo XX, Lev Kuleshov demostró los efectos que tenía el montaje cuando intercaló la misma imagen de la cara de un actor con un plato de sopa, un niño jugando y una anciana fallecida. La gente vio en la expresión del actor el hambre, el placer y la pena sin percatarse de que era el mismo plano, que él nunca había visto ninguna de las tres cosas y que su plano había salido de otra película. El efecto Kuleshov demostró que el montaje tiene el poder de penetrar en nuestras mentes y hacernos sentir y entender más de lo que es.

Thelma Schoonmaker sabe muy bien el poder que tiene entre manos cuando con el ordenador (¡cómo ha cambiado el montaje gracias a los avances tecnológicos!) aun hoy monta las películas de uno de los grandes de Hollywood, Martin Scorsese. Sí, ella es la responsable del ritmo picado, los saltos y los contraplanos del director de Uno de los nuestros o la musicalidad de Toro Salvaje. Cuando vuelvas a ver El lobo de Wall Street piensa que la editó una adorable señora de 74 años que, a punto de cumplir los 80, sigue en activo y sin perder pulso.

La revista Cinemanía cuenta que “Cuando a Thelma Schoonmaker le preguntaron una vez cómo una señora tan amable podía ser la montadora de las películas de gánsteres violentas de Martin Scorsese, respondió: “¡Ah! ¡Pero es que no eran violentas hasta que las monté!””.

¿Alguna vez te has fijado en el montaje de una película? ¿Eras consciente de la importancia que tenía? ¿Has visto el Lobo de Wall Street? ¿Imaginabas que pudiera haber sido realizado por una señora con edad de jubilarse? Da tu opinión en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram). Aprovecha, además, para participar en promociones y sorteos con regalos de cine.