“Pocahontas” ha sido una de las películas más rompedoras de The Walt Disney Company. No ha sido una de las más exitosas, ni tampoco de las más premiadas, pero sí ha marcado un antes y un después porque “Pocahontas” ha sido una de las primeras películas en las que la protagonista no es una simple princesa. Pocahontas es una indígena más que vive y lucha contra todo, y más concretamente vive y lucha por su tierra, por la naturaleza y por las especies que la rodean.

La historia de Disney narra la vida de Pocahontas, la hija del jefe Powhatan, que vigila la llegada de un gran grupo de colonos ingleses. Como en todas las películas de Disney, la protagonista entabla una fuerte amistad con algunos personajes o animales que cobran vida y personalidad como es el caso de Meeko (un mapache muy travieso) o Flit (un colibrí que no para de transmitir positivismo) y con los que tratará de conseguir su objetivo más ambicioso, salvaguardar su territorio.

“Pocahontas” es una película basada en el amor; el amor entre las personas y el amor hacia la naturaleza y la tierra. Pero antes de que surja ese amor Pocahontas entabla una fuerte amistad con uno de los colonos, el capitán John Smith (sí, tiene nombre de zapatillas deportivas), una amistad fuerte y sincera que se ve en peligro en el momento en que empiezan a surgir tensiones entre las dos culturas.

“Pocahontas” promueve la defensa del entorno y las tierras frente a los colonos y el desarrollo, con una banda sonora muy representativas que marca el ritmo constante del film y con la que consiguieron despertar gran interés en la crítica, catapultándola hasta conseguir dos Oscar: mejor canción original y mejor banda sonora. Y para que vayáis cogiendo ganas de verla, os dejamos el enlace a esta bonita canción.