Un corazón roto no es como un jarrón roto o un florero