Proyecto Tiempo. Parte II: La cura