Proyecto Tiempo. Parte III: El juego