Cuando pensamos en las últimas series históricas de RTVE seguro nos viene a la cabeza la dulce mirada de la protagonista de hoy. Inma Cuesta se ha convertido en una de las actrices referentes en el panorama español; empezando por sus series, siguiendo por el teatro musical y terminando con su máxima presencia en la gran pantalla.

Inma Cuesta inició su carrera interpretativa bajo el mando de Nacho Cano en el musical de Mecano “Hoy no me puedo levantar”, encarnando uno de los papeles protagonistas junto al también reconocido Miquel Fernández.

Podríamos decir que Nacho Cano fue su principal descubridor y a partir de ese momento, siempre ha estado en casi todas las quinielas luchando por casi todos los papeles femeninos del cine español.

Reconocida por muchos gracias a sus papeles en las series “Amar en tiempos revueltos”, “La familia mata” o “Águila Roja”, Inma Cuesta ha labrado una sólida carrera cinematográfica vinculada a la comedia, a la narrativa histórica y a cualquier película bien valorada por la crítica y por el público.

Disfrutó de la familia en “Primos” de Daniel Sánchez Arévalo, permaneció bien despierta en “Café solo con ellas”, se relajó con “La voz dormida”, consiguió expresar mucho sin hablar nada en “Blancanieves”, contó con un papel importante en “Grupo 7” y descubrió el amor y el desamor en “3 bodas de más”.

Una actriz joven, sobrada de talento y cargada de nominaciones: nominada a los Premios Goya® 2011 y 2013, nominada a los Premios Feroz 2014, ganadora de dos Fotogramas de Plata… y eso que podríamos afirmar que su carrera artística todavía está iniciándose.

Inma Cuesta es esa actriz que todos tenemos vista de alguna parte. Un rostro amable y conocido de la gran pantalla, de la televisión y del teatro. Una actriz con tanto futuro como el presente que nos está mostrando.