Dos años de lucha por sacar el proyecto adelante. Dos años desde que Carlos Martín terminó su guión y finalmente terminó la película. Puede parecer descabellado contar con más de 700 días desde que empiezas a plantear el proyecto y finalmente ve la luz pero, en realidad, se trata de una cifra admirable teniendo en cuenta los tiempos que corren.

“Reverso” es una película surgida a base de entusiasmo, del entusiasmo de un joven guionista y director, de varios actores que se desviven por el guión y de una serie de pequeños productores que apostaron mediante Crowdfunding por una película completamente desconocida.

Carlos Martín empezó a plantear el guión cuando todavía estaba estudiando en la escuela de cine (en aquel momento no existía el concurso Talento Cinergía) y se convirtió en uno de sus principales objetivos profesionales. Dirigió algunos cortometrajes y bastantes videoclips pero en ningún momento consiguió sacarse el guión de la cabeza, hasta que consiguió llevarlo a cabo.

Algunos comparan la película con “El club de la lucha” y es que, tal y como reconoce el propio director “David Fincher es un gran referente” para él. Una comparación ambiciosa y esperanzadora que, sin ver la película ya despierta curiosidad entre los futuros espectadores.

“Reverso” cuenta con la colaboración y la confianza de Elena Ballesteros e Iván Hermés como actores consagrados, pero además apuesta por una serie de actores emergentes que desempeñan un papel fundamental y que plantean una carrera artística muy prometedora: Raúl Mérida, el rapero Chojin o el propio Carlos Martín entre otros, completan el reparto de una película rodada con muy pocos recursos. Un film financiado mayoritariamente con la colaboración de los actores, directores y cientos de pequeños productores a través de plataformas Crowdfunding. Eso es lo que hace de “Reverso” una película eficiente ya que, con ganas y entusiasmo todo se puede conseguir.