A finales del siglo XX, David Fincher, uno de los directores célebres dentro del género del thriller, creó un engranado drama psicológico denominado “El Club de la Lucha”.

Este film gira en torno a un club de lucha secreto fundado por Edward Norton y Brad Pitt, un vendedor de jabones que piensa que la autodestrucción hace que la vida valga la pena.

Durante la grabación del film, Brad sufrió un percance: se rompió un diente. Pero ahí no acaba la historia. ¿Sabías que Pitt decidió no arreglárselo hasta que terminase el rodaje ya que pensó que ese look le iba bien al personaje? Sin lugar a dudas consiguió parecer un tipo duro, mucho más que el diente que se rompió.