La película “Los pájaros” ha sido una de esas películas que ha marcado tendencia. Alfred Hitchcock seguro que siempre lo tuvo en la cabeza pero parece ser que los productores de la película no apostaban tanto por ella ya que quisieron comprar el cuervo protagonista del cartel por tan solo 10 dólares. Al parecer, este animal era la mascota de un niño que no tenía nada que ver con la película y uno de los miembros del equipo de producción entabló una estrecha negociación con el joven para conseguir el ave. El único momento en que el chaval accedió a su venta fue cuando le confirmaron que podría conocer al director de la película y fotografiarse con él.

Sin duda, unas técnicas de negociación un tanto rudimentarias, casi tanto como algunos de los efectos especiales que utilizaron para que Tippi Hedren (la rubia protagonista) sufriese pánico real con los dichosos animales. Parece ser que para rodar una de las últimas escenas en las que Tippi Hedren es atacada por cientos de pájaros se necesitaron 7 u 8 días completos y en algunas ocasiones tuvieron que atar algunos pájaros a la ropa de la protagonista, para que se enredasen con ella, se enganchasen en su vestuario, consiguiendo así reacciones mucho más cercanas a la realidad.