No es la primera vez que lo escuchamos en el cine, de hecho hay muchas empresas y profesionales especializados en algo parecido, pero siempre lo asociamos a perros, caballos, tigres y otros mamíferos… El domador de animales fue uno de los personajes imprescindibles para rodar la película “El corredor del laberinto” y más concretamente el domador de serpientes.

Seguro que en más de una ocasión habréis visitado algún parque con enormes árboles y pasillos que se convierten en un laberinto (como el Laberint d’Horta en Barcelona) y, seguro que en más de una ocasión habéis pensado en los bichitos y animalejos que puede haber por la zona en algún momento del día… Pues eso mismo pensaron los productores de la película que, necesitaron los servicios de un domador de serpientes para asegurarse que no había reptiles entre las plantas y los pasillos interminables.

De hecho, antes de comenzar la filmación encontraron 25 serpientes venenosas entre las que se encontraba una serpiente de cascabel de 5 metros de longitud. Algunas veces, la realidad es más peligrosa que la ficción.