En 1960 Alfred Hitchcock dirigió la película “Psicosis”, un film protagonizado por Janet Leigh, quien tuvo que huir de la ciudad después de robar dinero en su empresa y, después de conducir durante horas, decide descansar en un apartado motel de carretera hospedado por un joven llamado Norman Bates, que vive en el casa de al lado con su madre.

Este largometraje en blanco y negro es uno de los más famosos dentro del género de terror. Asimismo, su escena de la ducha persiste en nuestras retinas y ha sido una de las más parodiadas de la historia del cine. Pero ¿sabías que en estos fotogramas se utilizaron unos peculiares “efectos especiales”? En esta ocasión no se utilizó kétchup ni salsa de frambuesa. Para simular la sangre que corre tras el apuñalamiento de Marion y conseguir una textura óptima en blanco y negro, se utilizó chocolate líquido. Este no es el único “efecto especial” que se utiliza en la misma escena, hay muchas más. Por ejemplo: ¿Sabías cómo se grabó el sonido del cuchillo? Aunque parezca mentira, este se creó hundiendo el cuchillo en una fresca y deliciosa sandía.

Es casi tradición que Hitchcock, como otros muchos directores, aparezca en sus propias películas. En Psicosis, el director aparece en el minuto seis cuando Marion llega a su trabajo, y se le puede ver a través de la ventana de la puerta principal ataviado con un sombrero de cowboy.

A continuación te dejamos esta mítica escena para que la recuerdes.