“Salvar al soldado Ryan” marcó un antes y un después en el cine bélico debido a la espectacularidad de los planos y la dirección de los personajes. Orquestado por un maestro como es Steven Spielberg, con la colaboración de un extraordinario Tom Hanks y un convincente Matt Damon, han hecho de esta película un hito del cine de guerra.

La película fue nominada a nada más y nada menos que  11 premios Oscar, de los cuales ganó cinco (“Mejor fotografía”, “Mejor montaje”, “Mejor sonido”, “Mejor edición de sonido” y “Mejor director”). La película fue aclamada por la crítica y por el gran público, todos recordamos la escena del asalto a la playa de Omaha.

La playa de Omaha fue uno de los escenarios clave en el Desembarco de Normandía y hasta allí se desplazó el equipo para rodar. La escena costó 11 millones de dólares y contó con 1.000 extras, algunos de los cuales eran reservistas del ejército irlandés. Además, en la escena del desembarco se utilizaron dos de las lanchas originales de la II Guerra Mundial. Debido a la logística necesaria en esta escena y la cantidad de planos realizados para efectuarla, tardaron 4 semanas en rodarla.

Si deseas conocer más curiosidades sobre el cine nacional e internacional, síguenos en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y no te pierdas las promociones y sorteos de cine que realizamos.